Carta de Marta Lucía Ramírez a las mujeres colombianas

0
748

 

En mi recorrido por cada región de Colombia he comprobado que las mujeres deseamos un verdadero cambio. Un clamor de la gran mayoría, independientemente del estrato social o de la ideología política. Nos sentimos invisibles, ya que nuestra voz, ideas y propuestas suelen no ser tenidas en cuenta en nuestra sociedad. Esto sucede en gran parte porque nunca le hemos dado la oportunidad a una mujer de gobernar a nuestro país.

Este país no puede seguir negándose esta posibilidad. Colombia necesita un manejo de los asuntos de Estado con la presencia de las virtudes femeninas; como la empatía y la capacidad de ponernos en los zapatos de los otros, la habilidad de ser conciliadoras y de tender puentes, la buena organización y el manejo transparente de las finanzas, mientras que mantenemos la firmeza de nuestros principios y convicciones permitiéndonos, así, tomar decisiones en función del bien común.

Las mujeres colombianas nos levantamos cada día con la fuerza y determinación de hacer lo mejor posible para sacar adelante a nuestras familias. No es sino observar a las casi 13 millones de madres cabeza de familia que hay en nuestro país, todas aquellas que hacen las veces de padre y madre a la vez.  Ellas, en muchas ocasiones son además víctimas de violencia intrafamiliar, de abuso sexual o simplemente del abandono de los padres de sus hijos. A pesar de ello, se levantan con valor, con amor y fuerza para sacar adelante a sus hijos. Las mujeres colombianas somos berracas, trabajadoras, contamos con gran sensibilidad y sentido de servicio e inclusión por quienes nos rodean. No nos da miedo nada cuando se trata de salir adelante.

Por todo eso, es fundamental que sigamos en esta lucha por lograr que exista una sociedad justa, en la que hombres y mujeres tengamos los mismos derechos; que ante responsabilidades iguales, existan salarios iguales; que las oportunidades se ganen por la fuerza de los méritos y que cada vez tengamos más mujeres empoderadas tanto en lo político, como en lo económico y lo social.

Los derechos de la mujer no pueden ser un tema del que solamente se habla un día al año. Debemos construir una política de Estado que no dependa del Gobierno de turno, para que los 365 días del año las mujeres tengamos condiciones de igualdad, acceso a la justicia y trabajos dignos y bien remunerados.

Esta es una lucha que no entiende de izquierdas o de derechas, porque las mujeres tenemos que trabajar en equipo; a una sola voz, dándole más importancia a lo que nos une que a las diferencias que podamos tener.

Les aseguro que a todas nos une el deseo de ver más mujeres en la política, en los cargos directivos de las empresas, en el deporte, en las artes y en donde decidan emprender, porque si algo tengo claro es que cuando una mujer se traza una meta no hay poder humano que le impida alcanzarla.

Las invito a que trabajemos como equipo y a una sola voz. Hace 60 años pudimos votar por primera vez; hoy tenemos la oportunidad de tener la primera mujer en la Presidencia de la República. Es hora de creer en nosotras y en que unidas tenemos el poder de hacernos oír. Vengan conmigo este 11 de Marzo, pidiendo el tarjetón de la consulta por Colombia y votando por mí. Demos juntas este primer paso. Juntas pondremos esta casa, a nuestra amada Colombia, en orden. ¡Palabra de Mujer!

Atentamente,

Marta Lucía Ramírez

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here